VICTORIA CLAVE

Granate C.F. 0-3 Aficionado “A”

El pasado domingo se disputaba en el Municipal de San Lamberto un partido clave para las aspiraciones de nuestro Aficionado “A” de seguir enganchado en el vagón principal del campeonato y llegar a las últimas estaciones con posibilidades de ascenso.

Campo pequeño, rival veterano e incómodo, con mucho oficio, eso es lo que sabíamos que nos encontraríamos. Lo que no imaginábamos es que el equipo empezaría muy enchufado, sabedor de que el rival suele apretar mucho de inicio y que los primeros compases serían claves. Además, la charla del míster debió surtir efecto porque a los 4 minutos, una combinación perfecta que nace en banda izquierda, es culminada con una pared a la frontal del área entre Gonzalito y Chema, para que este último cruzara el esférico ante la salida del portero y pusiera un tempranero 0-1. 

Lejos de conformarse, el equipo siguió ejecutando muy bien las rápidas transiciones que sabían que harían daño al rival, y Mora, escasos minutos después, cruzó un balón en un gran derechazo que el guardameta local enviaba a córner. 

El partido era claramente de dominio visitante pero poco a poco, los locales empezarían a lanzar balones desde su línea defensiva buscando su efectivo juego, el cual nos creó bastantes quebraderos de cabeza y que nos hizo desaparecer del mapa entre los minutos del 20 al 45. Una buena parada abajo de Marcos y una combinación del Granate, que dejaba a su delantero en el mano a mano hasta que el árbitro señaló fuera de juego, fueron lo más peligroso de los locales. Pero la verdadera sensación de peligro era que habíamos desaparecido del partido.

El descanso vino bien a nuestro equipo, el cual, salió en la reanudación presionando mucho más su línea defensiva para evitar esos lanzamientos cómodos, robando en tres cuartos y generando transiciones rápidas para crear de nuevo el peligro en área local, tal y como se hizo al inicio del encuentro. Aún así, el gol se resistía y siempre estaba presente que los locales podrían restablecer la igualada. 

Los cambios dieron frescura a las “abejas” y Luis, rondando el minuto 88, soltaba un latigazo al palo contrario, tras la segunda asistencia de Gonzalito, para cerrar el partido. Éramos merecedores de esta tranquilidad tras el tanto del 7, pero lejos de conformarnos, una nueva asistencia del “pequeño”, esta vez al capitán, hacía subir al marcador el definitivo 0-3. Resultado justo, engañoso porque puede reflejar que fue fácil, pero nada de eso, los locales demostraron ser un equipo duro, concentrado, práctico y que seguro pondrán en muchísimas dificultades a todos sus rivales y más en su campo.

Deja un comentario

Síguenos en nuestras redes sociales
A %d blogueros les gusta esto: